Home > La Tinença > Los ganaderos de la Tinença piden a la Conselleria la revisión del protocolo de ataques de buitres al ganado

Los ganaderos de la Tinença piden a la Conselleria la revisión del protocolo de ataques de buitres al ganado

Un atac a Castell de Cabres (arxiu)La Conselleria les contesta que solo tienen constancia de dos denuncias en cuatro años

Los ganaderos de la Tinença de Benifassà reclamaron durante la celebración de la Junta Rectora del Parque Natural de este paraje la revisión del protocolo existente ante un ataque de buitres al ganado. Esta normativa establece que se debe comunicar a las autoridades en el plazo de 12 horas, de manera que con la necropsia del animal se pueda establecer que la causa de la muerte han sido los ataques de esta especie protegida.

Fueron dos ganaderos, los actuales alcaldes de Castell de Cabres y la Pobla de Benifassà, José Vicente Prades (PSOE) y Víctor Gargallo (PP) respectivamente, los que exigieron esta medida ante lo que consideran “un alarmante incremento de buitres en días puntuales”. A juicio de Prades, “es los viernes cuando la presencia de buitres es bestial”, algo que coincide con la presencia de la empresa encargada de su alimentación, lo que les preocupa.

Gargallo por su parte pidió la revisión del protocolo “ya que la ganadería extensiva complica su cumplimiento y cuando te das cuenta ya es demasiado tarde”, reprochó.

Por otra parte reclamaron que Renomar siga con el proceso de vallado de balsas para el ganado y la construcción de balsas disuasorias, para evitar que los buitres se bañen donde beben los rumiantes. Los ganaderos explicaron que incluso han tenido que imponer su presencia física ante un previsible ataque para disuadir a las rapaces cuando rodean a la presa. En su opinión “sobra población de buitres y tenemos un problema”.

“Están protegidos”

El Área de Planificación de la Conselleria de Medio Ambiente, respondió a las autoridades señalándoles que no es del todo cierto que todos los ataques sean en viernes y les indicó que “tan solo se tiene constancia de dos denuncias en cuatro años, una en el término de la Pobla y otra de Castell de Cabres”. En el caso de la Pobla de Benifassà el ataque se comunicó a los cinco días, apartándose de lo que dice el protocolo, por lo que no se pudo constatar que la muerte fuera por un ataque, explicó la portavoz de la Conselleria. El responsable técnico del área abogó por concienciar a los ganaderos para que denuncien los ataques “porque se necesitan datos para tomar medidas”.

Finalmente les puntualizó que “los buitres son especies protegidas a nivel mundial” y que el Servicio de Biodiversidad estudia qué número de buitres es asumible y sostenible.

Campanya pels drets lingüístics