Home > Món rural > La Unió de Llauradors ve en el robo de olivos “la mano de mafias organizadas”

La Unió de Llauradors ve en el robo de olivos “la mano de mafias organizadas”

Arbres afectatsSe han dado dos casos en poco tiempo en esta localidad, lo que preocupa a la Unió de Llauradors. Peñíscola y Benicarló se coordinarán las rondas rurales

El sindicato agrario la Unió de Llauradors denunció ayer el robo de madera de olivo en la comarca del Maestrat. Tras el aparecido ayer en Levante de Castelló, se suma otro caso en la turística localidad de Peñíscola, por lo que la Unió insta a una mayor vigilancia y control para perseguir estos casos.

El primer robo lo detectó el propietario de una explotación familiar en la partida de Poaig de Peñíscola tras producirse un incendio por la zona. Allí pudo observar estupefacto como le habían cortado con motosierras una docena de árboles para llevarse sus grandes troncos pues se trataba de árboles centenarios.

Ahora se ha vuelto a conocer un segundo caso también en esta localidad del Maestrat y el procedimiento ha vuelto a ser el mismo. En los árboles dejan simplemente las partes más pequeñas y se llevan todo lo más grande. Las sospechas apuntan a que se pretende aprovechar comercialmente la madera para la producción de artesanía y decoración, un mercado al parecer en creciente auge. El precio que se paga por los restos de poda de olivo no es el mismo para leña que para artesanía y ahí parece radicar el origen de los robos.

Se trata de árboles ya centenarios y por tanto protegidos por la Ley 4/2006 de Patrimonio Arbóreo Monumental de la Comunitat Valenciana que declara protegidos genéricamente, sin necesidad de resolución singularizada, los ejemplares de cualquier especie arbórea existente en la Comunitat Valenciana que igualen o superen uno o más de los siguientes parámetros: 350 años de edad, 30 metros de altura, 6 metros de perímetro de tronco, medido a una altura de 1,30 m de la base o 25 metros de diámetro mayor de la copa, medido en la proyección sobre el plano horizontal, recuerdan desde la Unió.

El sindicato agrario mayoritario en el campo de esta comarca aconseja, en primer lugar a los propietarios afectados, denunciar este tipo de robos ante el Seprona y a las fuerzas de seguridad o policías a extremar la vigilancia en las zonas rurales para evitarlos. Del mismo modo insta a las autoridades competentes a perseguir este tipo de delitos que muy posiblemente corra a cargo de mafias organizadas para un mercado de la madera en auge.

El edil de Gobernación de Peñíscola, Alfonso López, indicó que el Consistorio no tenía constancia de los hechos denunciados y recordó que las patrullas rurales las realiza y asume la Guardia Civil en la localidad. Además desde los distintos Consistorios afectados por los robos, se ha reiterado la petición de mayor presencia policial. A pesar de ello se realizan patrullas rutinarias desde la policía local por las fincas de todo el término. Mañana, informó “nos pondremos en contacto con el inspector de la policía de Benicarló para coordinar la vigilancia que ya hacemos habitualmente y analizar el caso”, señaló el jefe de la policía local, Antonio Morejón.

Ramón Mampel, secretario general de la Unió de Llauradors, señaló que “hace tres años ya sucedieron unos hechos similares cuando se arrancaban olivos viejos de fincas sin permiso de sus propietarios, pero hicimos una denuncia pública y frenamos la práctica. Esperemos que ahora pase lo mismo y no se convierta en un expolio. Son olivos vivos en producción que se arrancan sin ningún tipo de miramiento ante la impotencia de sus legítimos propietarios quienes ven como lo que se ha conservado generación tras generación desaparece en unos minutos”.

 

Campanya pels drets lingüístics