Home > Gastronomia > La ruta de las Chanclas y Tapas de Peñíscola arranca a muy buen ritmo

La ruta de las Chanclas y Tapas de Peñíscola arranca a muy buen ritmo

tapaschanclascinquanta2014aLa iniciativa supone un aliciente gastronómico en los días previos a las fiestas mayores de Peñíscola. Dos locales crean tapas para personas con intolerancias alimentarias

El martes a las 9 de la mañana ya había colas en la oficina de turismo de Peñíscola para recoger los premios por la realización de la ruta de las chanclas y las tapas, que incluye pases para spa, estancias hoteleras, viajes en golondrina y con el trenecito turístico, entradas al castillo, tours urbanos en segway y chanclas playeras a todos los que realicen la ruta.

“Se trata de una participación sin precedentes. Nos explican que los locales han servido entre 50 y 250 tapas en una sola jornada”, explica Juanan Beltrán, de la empresa organizadora Todopeñíscola. Entre los comensales no faltó Flippy, propietario de la productora 100 balas que estos días rueda nuevos episodios del Chiringuito en la localidad. El incremento a 16 de los locales participantes ha motivado que los organizadores hayan partido la ruta en dos ante la dificultad de realizarla entera. “A pesar de ello, la mayoría que acuden a votar la han finalizado entera”, señala Beltrán. Este año un jurado profesional servirá de contraste al jurado de la prensa que evalúa las tapa según sus criterios. El precio de la tapa y consumición es de tan solo 3 euros. Beltrán señaló que en su pasada edición, la ruta “finalizó con resultados óptimos, 697 tapas servidas por local, 9.059 en total y unos índices de satisfacción excelentes, pues el 87.35% de las personas que finalizaron la ruta valoraron la iniciativa como muy buena”. Además, el 52.41% ya la habían participado del tapeo en anteriores ediciones “lo que demuestra que el índice de fidelidad y satisfacción crece año tras año”, concluye.

Tapas para todos
De entre los locales participantes son dos los que han optado por plantear propuestas para todos los públicos, minimizando los peligros que puede suponer para los intolerantes al gluten irse de tapas. Se trata del Gran Hotel Peñíscola –que inauguró la iniciativa de crear tapas para intolerantes al gluten y que lo hace fuera de concurso- y el Mesón del Abuelo. El primero ofrece este año una brocheta de langostino con baño de sésamo y emulsión de tomate y un Milhojas de secreto ibérico sobre germinado y cordón de Pedro Ximenez, el segundo Galta de cerdo asada en su jugo y Brocheta Trilogía de Chipirón, Gamba y Pimiento a la plancha pensado todo para celíacos que, de esta manera, pueden llevar una vida relativamente normal a la hora social de las tapas.

Campanya pels drets lingüístics