Home > El Maestrat > Denuncian la destrucción en el Hospital de la mayor colonia de avión común de Vinaròs

Denuncian la destrucción en el Hospital de la mayor colonia de avión común de Vinaròs

avionniuhospital2017Ecologistas en Acción y SEO/BirdLife denuncian que, en el Hospital Comarcal de Vinaròs (Castellón), se ha destruido la mayor zona de cría de avión común (Delichon urbicum) del municipio. Han sido derribados más de 200 nidos de esta especie protegida

El Hospital Comarcal de Vinaròs, al menos desde 2014, alberga la principal colonia de cría de avión común (Delichon urbicum) de este municipio castellonense, con más de 300 nidos censados a principio del período reproductor. En junio de 2015, el centro hospitalario ya fue denunciado ante las autoridades competentes por el derribo de nidos de esta especie protegida por la legislación autonómica y beneficiosa para la población. Desgraciadamente, la historia se vuelve a repetir en 2017: Ecologistas en Acción y SEO/BirdLife denuncian que se han destruido unos 260 nidos de la colonia en plena época reproductora. Únicamente se han salvado el 10% de los nidos activos.

El avión común es una especie incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE), creado por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Las molestias y agresiones a especies como al avión común, así como a sus nidos, huevos, pollos y adultos -incluyendo la retirada de sus nidos-, está prohibida por la legislación vigente. Solo está permitida su retirada si no existe otra alternativa y siempre que se cuente con autorización administrativa de la comunidad autónoma. Para que se pueda conceder esta autorización, es preciso que no se perjudique al “mantenimiento en un estado de conservación favorable de las poblaciones de que se trate, en su área de distribución natural”.

SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción han comprobado que no consta autorización de la Conselleria de Agricultura, Medi Ambient, Desenvolupament Rural i Canvi Climàtic en este caso y, atendiendo a la reincidencia de los hechos, han interpuesto las pertinentes denuncias ante las autoridades competentes –Conselleria de Medio Ambiente, SEPRONA, Fiscalía de Medio Ambiente de Castellón y Ayuntamiento de Vinaròs-, para investigar y paralizar estas actividades y buscar soluciones para que no se vuelvan a repetir. Recuerdan las organizaciones ambientales que la destrucción intencionada de los nidos de especies protegidas, como el avión común, puede suponer penas de prisión de hasta 2 años.

SEO/BirdLife está preparando además una denuncia a la Fiscalía Coordinadora de Medio Ambiente y Urbanismo en relación a este caso y todos los que se vienen comunicando a la organización en todo el territorio nacional por destrucción de nidos de avión común, cigüeña, golondrina y vencejos.
Por otro lado, las dos ONG hacen un llamamiento al respeto a los nidos de golondrinas, aviones y vencejos, y a la colocación de medidas correctoras –de fácil instalación- para evitar las molestias que puedan ocasionar sus defecaciones, como es el caso de baldas o de sistemas de contención debajo de los nidos.
Lejos de suponer molestias a los ciudadanos, la presencia de golondrinas, aviones, vencejos o murciélagos revierten en una serie de beneficios ambientales a la ciudadanía. Entre otros, destaca su papel como “insecticida natural”. Cada vencejo, por ejemplo, consume 55 kilogramos de insectos al año. Las golondrinas llegan a ingerir 60 insectos cada hora y el avión común se alimenta de una gran proporción de áfidos, moscas pequeñas e himenópteros (especialmente las hormigas voladoras). Los murciélagos insectívoros consumen un tercio de su peso corporal en alimento por noche.

El avión común es un ave migratoria, cuyas poblaciones reproductoras en Europa realizan unos importantes desplazamientos al centro y sur del continente africano para alimentarse durante el invierno. Se trata de aves coloniales y muy filopátricas, que a pesar de habitar en los dos hemisferios a lo largo del año, las aves que sobreviven a la migración e invernada retornan a los mismos nidos en los que nidificaron o nacieron el año anterior. El avión común construye sus nidos con barro en fachadas, chaflanes, quicios, repisas, bordes, etc. Allí saca adelante a su prole, en ocasiones dos puestas por temporada, ya que la estabilidad de las poblaciones de avión común en una región depende principalmente de su productividad (el número de pollos que vuelan cada año), ya que su vida media es de 2-3 años y únicamente el 40 % de los adultos y el 15 % de los jóvenes sobreviven a cada período de migración e invernada.

*Normativa aplicable al respecto de la protección del avión común y sus nidos:
-Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (BOE 227 de 22 de septiembre de 2015), modificada por la LEY 33/2015, de 21 de setiembre.
-Directiva 2009/147/CE del parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009 relativa a la conservación de las aves silvestre, modificada por la Directiva 2013/17/UE del Consejo de 13 de mayo de 2013
-Decreto 32/2004, de 27 de febrero, del Consell de la Generalitat, por el que se crea y regula el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas, y se establecen categorías y normas para su protección
-Decreto 265/1994, de 20 de diciembre del Gobierno valenciano, por el que se crea y regula el Catálogo Valenciano de Especies Amenazadas de Fauna y se establecen categorías y normas de protección de fauna, Título III, Artículo 8o.
-Código penal, Capítulo VI, Artículo 334.
-Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental, Capítulo V, artículos 35 , 36 37, 38, 39 y 40.
-Ordenanza de medio rural del Ayuntamiento de Vinaròs, capítulo I, servicio de vigilancia rural, artículo 6. Funciones del servicio de vigilancia rural.

Campanya pels drets lingüístics