Home > El Maestrat > EL PP DE BENICARLÓ PROPONE QUE LA SEMANA SANTA SEA FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO LOCAL

EL PP DE BENICARLÓ PROPONE QUE LA SEMANA SANTA SEA FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO LOCAL

Pleno copia 34

La antigüedad de nuestra ciudad, unida al carácter abierto y trabajador de los benicarlandos, ha propiciado que Benicarló sea una ciudad inmensamente rica en patrimonio cultural. Desde el Grupo Popular creemos que debemos conservar y potenciar dicha riqueza y no solamente por motivos históricos y éticos, que ya serían más que suficientes, sino además porque el patrimonio cultural despierta cada vez más el interés de los benicarlandos y de nuestros visitantes, habiéndose convertido en un innegable atractivo turístico. Una de estas manifestaciones culturales es, sin duda, la Semana Santa.

Todos sabemos que la Semana Santa de distintas poblaciones ya ha sido objeto de declaración de Fiesta de Interés Turístico Local, Provincial o Autonómico. Y es que la conservación, desarrollo y potenciación de estas celebraciones es de evidente interés desde la perspectiva de la promoción turística. La Semana Santa de Benicarló tiene larga historia y es original, siendo muestra de una tradición popular con valor cultural, como evento religioso y artístico, con antigüedad y capacidad de atracción de los visitantes, teniendo una evidente repercusión pública local y comarcal. La Exposición de Motivos de Semana Santa, la procesión del Encuentro del Jueves Santo, la procesión del Santo Entierro del Viernes Santo, la “rompida de la hora” del Sábado Santo, y la procesión del encuentro del Domingo de Resurrección, congregan a multitud de vecinos y visitantes de nuestras poblaciones vecinas, como Peñíscola y Vinaròs, que disfrutan de sus vacaciones en dichas jornadas festivas. Entendemos que la Semana Santa de Benicarló es un acontecimiento local, con repercusión comarcal, que ofrece una especial relevancia desde el punto de vista turístico, y de valoración de la cultura y de las tradiciones populares, que comporta la integración y participación de la sociedad local y la afluencia e integración de visitantes y turistas, y que contribuye a la potenciación, conservación y difusión de valores positivos de convivencia, tolerancia y reconocimiento de la diversidad, promoviendo tanto el territorio en el que se desarrolla como sus valores culturales e histórico-artísticos.

La declaración de Fiesta de Interés Turístico de la Comunitat Valenciana puede ser solicitada por las entidades locales correspondientes, así como por organismos, asociaciones o colectivos de índole municipal, provincial o autonómico, cuyo objeto y fines estén relacionados con el acontecimiento cuya declaración se pretende, previo acuerdo de sus respectivos órganos de gobierno y representación. Por ese motivo el Grupo Popular ha propuesto que el Ayuntamiento de Benicarló, a través de la Concejalía de Turismo, y con la colaboración documental de la Junta Local de Semana Santa, se incoe expediente administrativo para solicitar a la Consellería de Turismo la declaración de la Semana Santa de Benicarló como Fiesta de Interés Turístico Local de la Comunidad Valenciana.

Las banderolas conmemorativas

A la Semana Santa en Benicarló le precede el traslado en solemne y multitudinaria procesión del Cristo del Mar, que conmemora la llegada providencial de la imagen al puerto de Benicarló en el siglo XVII, a bordo de aquella barca timoneada por César Cataldo. Esta procesión se distingue por la alta participación, ya que alrededor de 15.000 personas toman parte en este cortejo que traslada la imagen del Cristo desde la parroquia de San Pedro, sede habitual de la talla, hasta la parroquia de San Bartolomé, donde está expuesta en el altar, y allí permanece hasta el Domingo de Ramos, durante el tiempo en que se celebra el Novenario en su honor.

En 1990, con ocasión del 50 aniversario de la nueva imagen del Cristo del Mar, se distribuyeron unas banderolas para ser colgadas en los balcones de la ciudad durante los días de la estancia de la imagen del Cristo en la iglesia parroquial. Dichas banderolas se colgaron también en los tres balcones del Ayuntamiento. Sin embargo, hace dos años que dichas banderolas no se cuelgan en el Ayuntamiento. Los razonamientos expuestos por el actual equipo de gobierno se fundamentan en que España es un Estado aconfesional. No obstante, el Cristo del Mar en Benicarló trasciende de lo meramente religioso y constituye un signo de identidad y de respeto a la tradición en la sociedad benicarlanda. Y es que en el traslado del Cristo del Mar desde su capilla participa la mayoría de la sociedad benicarlanda, con independencia de su creencia y práctica religiosa. Por eso debemos considerar que, más allá del hecho religioso, las banderolas sirven para informar y recordar a vecinos y a visitantes que la imagen del Cristo del Mar se encuentra en el templo parroquial, y que permanecerá en él durante su Novenario. Por ese motivo opinamos que, durante los días del Novenario, sería positivo que se colocaran de nuevo en el Ayuntamiento las citadas banderolas al objeto de informar que la imagen del Cristo del Mar se encuentra en el templo parroquial de San Bartolomé.

Esperamos que estas propuestas ayuden a dar a conocer nuestra ciudad y constituyan una de tantas y tantas actuaciones que son necesarias para que Benicarló pueda mostrar esa gran riqueza cultural que nadie pone en duda pero que, a veces, no potenciamos tanto como se merece.

Campanya pels drets lingüístics