Home > El Maestrat > UGT recuerda al PP de Peñíscola que plantea medidas ilegales ante el top-manta

UGT recuerda al PP de Peñíscola que plantea medidas ilegales ante el top-manta

topmantadestruccio2016penisManuel Vidal, responsable de policía local UGT de la  comarca de Castelló (Comarques del Nort) clarifica que  lamentamos profundamente el anuncio que se ha realizado en el día de hoy por el Partido Popular de Peñíscola en un intento desesperado y electoralista por contentar a los vecinos con una medida que es simplemente ilegal. La Ley 17/2017, de Coordinación de policías locales de la Comunidad Valenciana prohíbe expresamente en su artículo 31 que las funciones propias de la Policía Local sean ejercidas de forma indirecta por personal que no sea funcionario de Policía.

Desde UGT en Peñíscola se han propuesto al consistorio, en el que actualmente gobierna el PP, una serie de medidas para garantizar mayor número de agentes en la calle con el fin de intentar paliar el fenómeno del top manta, pero todas estas medidas han sido desatendidas desde la dirección del cuerpo de la Policía Local y desde la concejalía. Entre estas medidas se incluía la de crear un total de 7 plazas más de agentes utilizando el dinero destinado a las contrataciones de verano y que los auxiliares administrativos del departamento de policía realicen las funciones para las que fueron contratados para tener más personal en turnos que realizan servicios en la calle.

Desde UGT no podemos tolerar que se engañe a la ciudadanía con medidas que no pueden llevarse a cabo por ser ilegales. Antes de realizar este tipo de proclamas, con fines electorales, debería consultarse con personal cualificado que pudiese asesorarles en una materia tan sensible. El sindicato UGT sigue abierto a entablar conversaciones con cualquier partido político que necesite este asesoramiento o que quiera conocer la opinión de un colectivo de profesionales que día a día se enfrenta a fenómenos como el del top manta y que entiende cuáles pueden llegar a ser las soluciones al problema.

Campanya pels drets lingüístics